SOLO LAS EMPRESAS CON ALTAS RENTABILIDADES ALCANZAN LAS PATENTES

Comparación del número de patentes registradas a nivel mundial

La obviedad es la frontera que separa lo que existe del futuro. Y un invento debe ser algo nuevo, no obvio y desarrollarse con el objetivo de ser útil para la sociedad. El rechazo o la aceptación dependerán de si encuentran quantum satis. Aquellas personas o empresas que lo consigan tendrán que preguntarse si desean regalárselo a la competencia o prefieren el monopolio exclusivo. Y ésto, según Manoj Phatak, director de Domoticware: “Es una pasta”.

Tanto la pyme como el emprendedor tendrán que ser creativos y estar informados sobre cómo capear el temporal. Pues en medio de un océano, ¿quién puede competir con un transatlántico?  “Yo estoy nadando entre las aguas de la propiedad intelectual”, dice Phatak para calificar su situación. Este ingeniero informático por la Universidad de Oxford, tuvo su primer trabajo en 1990 de becario en un bufete de abogados de patentes en Londres y admite saber muy bien cómo funciona el sistema. “La cuestión no es conseguir la inversión necesaria para lograr una patente, si no tener a largo plazo la suficiente liquidez como para poder hacer frente los litigios. Porque te van a infringir el privilegio tarde o temprano, en China o en Japón, haciendo exactamente el mismo producto. Y para exigirle a esa empresa que no distribuya en tus países tienes que estar absolutamente forrado”, expresa Phatak.

En España, está en vigor actualmente la Ley 11/1986, de 20 de marzo, de Patentes de Invención y Modelos de utilidad. Según los centros tecnológicos encuestados en el libro “Situación de las patentes en España”, los precios son elevados y la burocracia no es excesiva pero sí lenta.

Existen alternativas a las patentes. Una protección básica puede oscilar entre 1000 y 2000 euros, informa  José Antonio López, socio director de la firma de abogados y agentes oficiales de la propiedad industrial López Giménez Torres. “Unas cifras irrisorias si realmente tiene pegada en el mercado”, destaca.

Además, para los emprendedores que buscan financiación, del tipo que sea, una buena herramienta para controlar el flujo de la información es elaborar los pertinentes contratos de confidencialidad, expone Abel Torrecillas, técnico de empleo y creación de empresas en el Observatorio Ocupacional de la UMH.  Los cuales, pueden costar entre 200 y 500 euros, calcula López.

Comparación de patentes registradas en Europa

 Falta de cultura

“El problema es que en España no hay una conciencia global en cuanto a la propiedad intelectual y solo las personas que han tenido problemas saben la importancia que tiene protegerse”, opina el abogado. En las escuelas de negocio y en las facultades de Derecho estas cosas no se remiten, y lo que está ocasionando es que se generen productos muy potentes regalados en bandeja de plata a los competidores extranjeros, argumenta el socio fundador de López Giménez Torres.

 “No saber anticiparse a los problemas puede suponer la quiebra y constituye el error más frecuente”, recalca el consultor de Solvem Roberto Martínez. Y el abogado ejemplifica que cuando quiebra una empresa y se procede al reparto de bienes se discute más por quién se va a quedar la fotocopiadora o el ordenador anticuado, cuando generalmente lo que más vale es la marca. En España se piensa al revés. Registrar, patentar o hacer un depósito de propiedad intelectual suele considerarse un gasto”, afirma López, e incluye que las cosas no son baratas ni caras, depende del resultado que se tenga de ellas.

Sin embargo, “esto no pasa en países más civilizados. No está en discusión. Tienen claro que lo más importante de una empresa es la propiedad intelectual y consideran su protección como algo previo, necesario, y como una inversión obligatoria”, compara el abogado.

El legado de la seguridad

De la idea al prototipo existe un camino llamado el ‘Valle de la Muerte’, y parece ser que otro llamado Silicon Valley. Curiosamente, los dos se encuentran en California pero, en esta ocasión, la parte más baja, caliente y seca de Norteamérica, se utiliza para apodar la búsqueda de financiación en Europa.

Europa aun sigue luchando para recuperar todo lo que perdió en la Segunda Guerra Mundial. Los mercados a los que había estado estrechamente vinculado antes de 1914 se volvieron a caer en pedazos, y la devastación hizo a los europeos más reacios al riesgo con respecto al pasado, dice Leslie Hannah, un historiador londinense, incluido en un reportaje de The Economist titulado “Les miserables. Mientras Estados Unidos produjo 52 grandes empresas entre 1950 y 2007, Europa creó 12 en el mismo período, tres de ellas solo a partir de 1975, según un análisis sobre las 500 mayores empresas del mundo que cotizan en bolsa de Nicolas Véron y Thomas Philippon de Bruegel.

Europa EE UU empresas postguerra

Los propios empresarios europeos son reacios a invertir dentro de Europa, dejando el optimismo muy por debajo del 60% de los empresarios brasileños, o del 70% de los canadienses.  Lo que sí que produce Europa son muchas tiendas de barrio. En el caso nacional, “los españoles no tienen una buena perspectiva internacional y piensan en su mercado doméstico, o el español como si fuera el único que hay”, opina López contrastando el contenido del artículo de The Economist.

Con todo, la solución no parece ser emigrar al extranjero. En Estados Unidos se otorgan 120.000 visas de residente permanente cada año para más de un millón de solicitantes, incluyendo profesionales y sus familias, lo que provocará una “marcha atrás de la fuga de cerebros“. Y la situación en este sentido no mejora fuera. En países inferiores conceden únicamente 10.000 visados anuales, con un tiempo de espera de varios años, según un informe publicado por la Fundación Kauffman.

Miembros en desacuerdo

Por tanto, que Europa consiga desarrollar su potencial de innovación, aprovechando la comentada vuelta a casa de los eruditos, tiene mucho que ver con que se conceda la Patente Unitaria. Ahora mismo, la concesión de 13 países en la Oficina de Patentes Europea cuesta 11 veces más cara que la estadounidense. Y cuando se habla de una concesión de protección de hasta 20 años las patentes europeas cuestan casi nueve veces más. Esto se debe a que no existe un proceso centralizado para las validaciones,  las renovaciones, los litigios, las anulaciones y las traducciones obligatorias de los trámites que hay que presentar según el idioma que se hable en cada país. Esto conlleva una multiplicación de los costes por la repetición del mismo proceso en cada uno de los mercados estatales solicitados, de acuerdo con un estudio publicado por Francisco Galán en 2011.

Uno de los problemas que ha tenido la Comisión Europea para consolidar el proyecto ha sido la cuestión de haber establecido el inglés, el francés y el alemán como los idiomas oficiales. Los dos países que se opusieron a la unanimidad son España e Italia como seña de negar de algún modo una nueva forma de ‘colonización tecnológica’. Ahora mismo, que los dos países queden fuera de la Patente de la Unión Europea si se crea finalmente en 2013 depende del Tribunal de Luxemburgo, debido al recurso que presentaron por la “cooperación reforzada” que aceptaron doce miembros. Lo que sí que está ha disposición desde hace 15 años es la Marca Europea.

En consecuencia

Phatak comenta, no muy animado al respecto, que hace unos tres meses se instaló una vitrina como la suya en el Brooklyn Art Museum de Nueva York que es exactamente la misma idea que la suya pero de otra empresa. El factor positivo es que ha servido para que varios clientes pregunten si tenían algo parecido. E incluye que ha comenzado a buscar alternativas de mercado barajando la posibilidad del crowdfunding. “Puede ser un mecanismo interesante para pequeñas empresas, aunque aquí no está tan desarrollado como en Estados Unidos donde permiten a una empresa desgravar el 100% de su donación”, comenta el ingeniero.

De momento, habrá que esperar a ver si el mencionado ‘Valle de la Muerte’ se transforma algún día en un ‘Camino de Rosas’ a favor de los emprendedores que apuestan por I+D+i.

Legislacion de España sobre propiedad industrial

Legislacion de España sobre Propiedad Industrial

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s